TAREAS DE REFLEXIÓN

¿Hablarías igual exponiendo un tema en la clase que contándolo luego en casa?,
¿cuál sería la diferencia?

1º. ¿Eres consciente de que empleas una forma de hablar concreta?
2º. ¿Notas algún cambio cuando tienes que hablar en diferentes sitios o situaciones comunicativas?
3º. ¿Te cuesta trabajo acomodar tu forma de hablar a las distintas situaciones comunicativas que se te presentan?

La situación comunicativa provoca unas variedades de nuestra lengua que se conocen como las variedades de registro. Un buen comunicador, una persona que sepa «hablar bien», debe conocer cuantos más registros mejor y saber emplearlos en el momento oportuno. Es tan deplorable emplear siempre un registro vulgar, como el que entre amigos te expreses con una jerga que nadie entienda, o que seas extremadamente pedante y no sepas cambiar tu registro en una situación informal. Los registros de una lengua se asocian a unos determinados ámbitos de uso y se deben a una serie de factores.